¡SALUD, PROLETARIOS!

Recopilación de textos por la revolución comunista internacional.

Onorato Damen: Bordiga más allá del mito.

        “Para que el proletariado vuelva a convertirse en una fuerza revolucionaria hay que ayudarle; para que aprenda a reconocer a sus enemigos y se libere de la influencia de los partidos obreros que han pasado a la contrarrevolución, hay que ayudarle. Y le corresponde al partido la tarea de crear al calor de la lucha el potencial humano de clase llamado a resolver de manera revolucionaria esta crisis que, de lo contrario, nos llevará a la guerra. En este sentido el partido se revela como la condición teórica, crítica y organizativa necesaria para esta solución revolucionaria: la revolución, o la guerra.


 

Onorato Damen.

  


 


 

EN MEMORIA DE ONORATO DAMEN 30 AÑOS DESPUÉS DE SU FALLECIMIENTO

 

 

Toda revuelta está destinada a diluirse en el sistema si no hay partido revolucionario.

Onorato Damen.

4 de diciembre de 1893 (Monte S. Pietrangeli, Ascoli Piceno) - 14 de octubre de 1979 (Milán).

 

                Onorato Damen ha sido uno de los rostros más representativos y prestigiosos de la izquierda comunista internacional. Desde muy joven combatió el revisionismo y el oportunismo de los Turati, Treves y Modigliani en el P.S.I. Al estallar la primera guerra mundial, fue enviado al frente, donde se le degradó de sargento a soldado raso y se le condenó a diez años de prisión militar por “injuriar en público a las instituciones, incitar a la deserción y denunciar el carácter imperialista de la guerra”. Colaboró en el periódico socialista La Lotta, en Fermo, las Marcas; trabajó en la Bolsa de Trabajo de Bolonia y en la Casa del Pueblo de Granarolo como secretario del Comité Comunal de las Asociaciones; en 1921, siendo secretario de la Bolsa de Trabajo en Pistoya, fue detenido. Partidario de la Izquierda Comunista Italiana, Damen fue miembro de la Fracción Abstencionista del P.S.I. y más tarde del Comité Central Sindical del P.C. de Italia (Livorno, 1921).

                Blanco de la reacción fascista, fue “secuestrado” por los fascistas para hacerle abjurar de sus ideas “bolcheviques”. Tras retomar el contacto con el P.C.d’I., Damen se vio implicado en un tiroteo en el que murió un fascista; acusado de homicidio, fue encarcelado tres años en la prisión de Murate, en Florencia. Una vez en libertad, el P.C. de Italia le llevó clandestinamente a Francia, cerca del Buró Político, para que organizara a los camaradas emigrados. Director del semanario L’Humanité, publicado en italiano, volvió clandestinamente a Italia en 1924 para ser elegido diputado por la circunscripción de Florencia. Cuando ya se anunciaba la ruptura entre la dirección, asumida por Gramsci, y la Izquierda de Bordiga, Damen criticó la orientación degenerativa del partido, pero también la actitud de Bordiga, algo expectante. 

                En 1925, fue uno de los promotores –junto a Repossi y Fortichiari[1]– del Comité de Entente, cuyo objetivo era defender la actividad de la Izquierda y las bases políticas sobre las cuales se había constituido el Partido Comunista en 1921. En 1926 fue condenado a arresto domiciliario en Ustica[2], y más tarde fue arrestado de nuevo y llevado a la prisión florentina de Murate para incluirle en el proceso a los comunistas florentinos acusados de complot contra el Estado. El Tribunal Especial le condenó a 12 años de reclusión, de los cuales cumplió siete en las penitenciarías de Saluzzo, Pallanza, Civitavecchia (donde lideró una revuelta de presos) y Pianosa. En 1929 fue expulsado de un P.C. que ya estaba al servicio de la contrarrevolución internacional.

                Amnistiado en 1933 (amnistía del Décimo Aniversario) como “comunista irreductible”, Damen sufrió arresto domiciliario durante cinco años en Cantù, en la provincia de Brianza; a finales de 1935 le detuvieron de nuevo y también varias veces en 1937, en relación a los acontecimientos de España, pues era sospechoso de difundir “material de propaganda de la oposición internacional de izquierda contra la política del Comintern y el estalinismo en España” (según la policía fascista). Detenido al estallar la Segunda Guerra Mundial y condenado a arresto domiciliario, fue puesto en libertad tras la caída de Mussolini en julio de 1943.

                A pesar de todo, Damen –gracias a sus contactos clandestinos y a que siempre aceptó los sacrificios que exige la militancia activa–contribuyó de manera decisiva al nacimiento del Partido Comunista Internacionalista, que fue la única respuesta de clase a la matanza de la guerra imperialista y al reflujo que consistía en “defender” a un bloque imperialista frente al otro. Y estos internacionalistas, algunos de los cuales acababan de salir de la cárcel, estuvieron en primera fila cuando, en 1943, unas soberbias llamaradas de clase pendieron entre los proletarios del norte, difundiendo sus octavillas clandestinas y la primera serie de Prometeo periódico del P.C. Internacionalista.

                En 1945, Togliatti y el P.C.I. pidieron al Comité de Liberación Nacional que condenara a muerte a los dirigentes del Partido Comunista Internacionalista, a los que se tachaba de “agentes de la Gestapo”, empezando por Onorato Damen (mientras, nuestros camaradas Fausto Atti y Mario Acquaviva[3] ya habían sido asesinados por los esbirros del estalinismo). Le salvó su incontestable rectitud moral, reconocida incluso por sus adversarios políticos. A partir de entonces Damen contribuyó incansablemente desde la dirección del P.C. Internacionalista a la dura lucha por la reconstrucción de la organización política necesaria para las futuras batallas revolucionarias del proletariado.

                La crisis que va camino de conmocionar al capitalismo vuelve a dar fuerza y vigor a este marxismo, que se reafirma como la base teórica necesaria para que el proletariado mundial pueda realizar el único “progreso” y la única “liberación” posibles en la época del dominio imperialista: la revolución socialista. La obra y las enseñanzas de Damen, vigentes hoy más que nunca, han contribuido de manera primordial a construir y reforzar los fundamentos políticos y organizacionales del futuro partido internacional del proletariado, capaz de aunar teoría y práctica en una actividad política concreta y decisiva.

 

Prometeo, 2010.


   

[1] Luigi Repossi (1882-1957) y Bruno Fortichiari (1892-1981) fueron miembros del Comité Ejecutivo del P.C.d’I. desde su fundación en 1921.

[2] Isla del Mar Tirreno a unos 67 km. al noroeste de Palermo.

[3] Asesinados por las balas estalinistas en 1945. Fausto Atti (1900-1945) el 27 de marzo en Trebbo di Reno, provincia de Bolonia; Mario Acquaviva (1900-1945) el 23 de julio en Casale Monferrato, Turín.