¡SALUD, PROLETARIOS!

Recopilación de textos por la revolución comunista internacional.

Extractos sobre una derrota anunciada. ESPAÑA · 1936 / 37

 


20-27 de julio de 1931:

El gobierno republicano, con participación de los ministros del PSOE, Largo Caballero, Prieto y Fernández de los Ríos, se estrena contra el proletariado decretando el estado de guerra en Sevilla contra la huelga general, en solidaridad con los trabajadores de telefónica, convocada por la CNT. Con la ayuda de la artillería se masacra a los huelguistas (30 muertos y más de doscientos heridos).


5 de enero de 1932:

Una multitudinaria manifestación de trabajadores en la localidad riojana de Arnedo (Logroño), en apoyo de una delegación huelguista que iba a reunirse con los patronos, es tiroteada a sangre fría por la guardia civil, que mata a seis proletarios, entre ellos a cuatro mujeres y un niño, e hiere a otros dieciséis.


20-27 de enero de 1932:

El gobierno republicano-socialista reprime, con saña, el ingenuo alzamiento por el "comunismo libertario" desencadenado por los mineros de Fígols y Sallent, en la cuenca del Alto Llobregat (Barcelona). El ejército republicano ocupa la capital catalana y, tras clausurar los locales de la anarquista CNT y del ya estalinista PCE, aplasta el movimiento en cinco días, extendiendo las represalias a toda Cataluña, Levante y Andalucía. Centenares de proletarios presos serán deportados, acto seguido, a las colonias españolas en África.
 


14 de febrero de 1932:

En protesta por las deportaciones, se declara la "Huelga General Revolucionaria" en Terrasa, localidad industrial cercana a Barcelona. El levantamiento es aplastado por la Guardia Civil y el ejército. 36 proletarios detenidos a raíz de los hechos serán condenados a penas que van entre los 6 y los 20 años de cárcel. 


8 de enero de 1933:

Organizado por la CNT y la FAI, en respuesta a la represión de la Generalidad, gobernada por la ERC de Macià y Companys, sobre la CNT, estalla en Barcelona una nueva movilización de resistencia del proletariado a la que el anarquismo se adhiere de nuevo bajo la bandera del "comunismo libertario". En los 3 días que dura la lucha en los suburbios obreros de la ciudad, la prensa republicana reconoce 37 trabajadores muertos y 300 heridos. Los choques armados se extienden, con particular virulencia a Andalucía, donde en Casas Viejas (Cádiz) la Guardia Civil, junto a la Guardia de Asalto creada por la República, masacra a los insurrectos una vez vencidos, quemando vivos a algunos trabajadores y fusilando a otros, bajo el mando de un capitán que declara cumplir órdenes del gobierno de Azaña.


8-11 de diciembre de 1933:

Tras las recientes elecciones de noviembre, ganadas por la derecha, la CNT insta a un nuevo levantamiento proletario, sin posibilidad de victoria, que hallará eco en algunos lugares de de Cataluña y sobre todo en Aragón, donde en Zaragoza y otras localidades los obreros harán frente durante varios días, en el mayor aislamiento, a las fuerzas represivas y al ejército republicano. La represión se salda con "87 muertos, innumerables heridos y 700 condenas a presidio".


5-23 de octubre de 1934:

La "Alianza Obrera" antifascista conduce al proletariado español, en particular al asturiano, a la masacre. La insurrección, provocada por la derecha burguesa y traicionada por sus propios convocantes, el PSOE y la UGT, arrojará el saldo de miles de proletarios asesinados y 40.000 encarcelados. 


1 de junio de 1936:

Tras la victoria electoral del Frente Popular el 16 de febrero, que traen unos meses de relativa tregua, se lanzan a la huelga 40.000 obreros de la construcción, convocados por la CNT y la UGT. Los huelguistas imponen la comida gratuita y la expropiación de víveres, lo que le vale la condena de los sindicatos, incluida la CNT. La huelga duraría hasta el levantamiento militar, solapándose con otras luchas en Andalucía y la extensión del movimiento campesino.

                                                                   Los revolucionarios y la guerra de España
, Álvaro de la Calle e Ignacio Rodas.

  


"¡LA AUSENCIA DE UN PARTIDO REVOLUCIONARIO DEL PROLETARIADO! Eso es lo que ha salvado a los defensores del capitalismo español. La construcción de este partido se cobra innumerables víctimas proletarias."  
                                                                                                         BILAN nº 2, diciembre de 1933.

                                                                                           


"Los negros nubarrones que se cernían en el horizonte: en la sierra del Guadarrama, en Aragón, en Levante y en Andalucía, impidieron el frío análisis de los problemas. El fantasma macabro de la guerra -desgraciadamente una amenaza real- impidió razonar a muchos durante los 33 meses de guerra. Ello sirvió a no pocos de plataforma contrarrevolucionaria.

"Lo cierto es que triunfó el criterio colaboracionista sobre el "todo por el todo" o  la "dictadura anarquista", en realidad no necesariamente fatal.

"Sofocado el movimiento en Barcelona, 
[el 20 de julio de 1936] Companys llamó a la CNT y a la FAI a su despacho de la Generalidad. García Oliver, militante influyente entre los que más, acudió entre otros al llamamiento. De esta entrevista ha dado él mismo la siguiente referencia:

"Íbamos armados hasta los dientes: fusiles ametralladoras y pistolas. Descamisados y sucios de polvo y de humo. "Somos los representantes de la CNT y de la FAI, que Companys ha llamado -le dijimos al jefe-; y estos que nos acompañan son nuestra escolta...". Companys nos recibió de pie, visiblemente emocionado. Nos estrechó la mano, y nos hubiese abrazado si su dignidad personal, afectada visiblemente por lo que pensaba decirnos, no se lo hubiera impedido. La ceremonia de presentación fue breve. Nos sentamos cada uno de nosotros con el fusil entre las piernas. En sustancia, lo que nos dijo Companys fue lo siguiente: "Ante todo, he de deciros que la CNT y la FAI no han sido nunca tratadas como se merecían por su verdadera importancia. Siempre habéis sido perseguidos duramente, y yo, con mucho dolor, pero forzado por las realidades políticas, que antes estuve junto a vosotros, después me he visto obligado a enfrentarme a vosotros y perseguiros. Hoy sois los dueños de la ciudad y de Cataluña porque sólo vosotros habéis vencido a los militares fascistas, y espero que en este momento no os sabrá mal que os recuerde que no os ha faltado la ayuda de muchos hombres leales de mi partido, y de los guardias y mozos...". Meditó un momento y prosiguió lentamente: "Pero la verdad es que, perseguidos duramente hasta ayer, hoy habéis vencido a los militares y fascistas. No puedo, pues, sabiendo cómo y quiénes sois, emplear un lenguaje que no sea de gran sinceridad. Habéis vencido y todo está en vuestro poder: si no me necesitáis o no me queréis como presidente de Cataluña, decídmelo ahora, que yo pasaré a ser un soldado más en la lucha contra el fascismo. Si por el contrario, creéis que en este puesto, que sólo muerto habría dejado al fascismo triunfante, puedo ser útil 
en esta lucha con los hombres de mi partido, mi nombre y mi prestigio, una lucha que ha terminado hoy en esta ciudad pero no sabemos cómo ni cuándo terminará en el resto de España, podéis contar conmigo y con mi lealtad de hombre y de político que está convencido de que hoy muere todo un pasado de bochorno, y que desea sinceramente que Cataluña marche a la cabeza de los países más adelantados en materia social".

"En otro de los salones tenía Companys reunidos a representantes de todos los partidos políticos de Cataluña. Estaban pendientes de las negociaciones arriba transcritas. La representación de la CNT y de la FAI fue introducida en aquel salón, en el cual, bajo la sugerencia del presidente de la Generalidad, quedó esbozado el que pasó a llamarse "Comité Central de Milicias Antifascistas", que iba a encauzar el orden en Cataluña y a organizar las operaciones armadas contra los sublevados enseñoreados en Zaragoza.


"García Oliver termina el relato de este episodio histórico con el siguiente comentario:

"La CNT y la FAI se decidieron por la colaboración y la democracia, renunciando a un totalitarismo revolucionario que había de conducir al estrangulamiento de la revolución por la dictadura confederal y anarquista. Fiaban en la persona y en la palabra de un demócrata catalán y mantenían y apoyaban a Companys en la presidencia dela Generalidad; aceptaban el Comité de Milicias y establecían una proporcionalidad representativa de fuerzas para integrarlo que, aunque no era justa -se le asignaban a la UGT y al Partido Socialista, minoritarios en Cataluña, iguales puestos que la CNT y el anarquismo triunfantes-, suponía un sacrificio con vistas a conducir los planes dictatoriales por la senda de una colaboración leal que no pudiera ser turbada por competencias suicidas."

                                                                                                    La CNT en la revolución Española, José Peirats.

  


"El 23 de julio de 1936 García Oliver se dirigió por radio a los obreros aragoneses, con un discurso incendiario, incitándolos a la lucha:

"
Salid de vuestras casas. Arrojaos sobre el enemigo. No aguardéis un minuto más. En este preciso instante habéis de poner manos a la obra. En esta tarea han de destacarse los militantes de la CNT y de la FAI. Nuestros camaradas han de ocupar la vanguardia de los combatientes. Y si es preciso morir, hay que morir [...]. Os decimos que Durruti y el que os habla -García Oliver- partirán al frente de las columnas expedicionarias. Mandamos una escuadrilla de aviación para bombardear los cuarteles. Los militantes de la CNT y de la FAI han de cumplir con el deber que exige la hora presente. Emplead toda clase de recursos. No aguardéis a que yo finalice mi discurso. Abandonad vuestras casas, quemad, destruid. Batid al fascismo."

El anuncio de que se estaban organizando columnas obreras para marchar sobre Aragón suscitó enorme entusiasmo en Barcelona. Los obreros acudieron a sus respectivos sindicatos para inscribirse como voluntarios y los Comités de Barrio comenzaron a tomar la iniciativa de instruir a los voluntarios en los campos de fútbol, u otros terrenos, en las normas más elementales de la lucha, así como en el lanzamiento de bombas de mano y el funcionamiento del fusil. Entre los inscritos los había de todas las edades, yendo desde los catorce hasta los sesenta años. Y prevalecían activos y competentes militantes obreros y jóvenes libertarios. Inmediatamente se tomó conciencia de que si lo más capaz y mejor preparado de la CNT y de las Juventudes Libertarias salían para el frente, la retaguardia quedaría en manos de los últimos llegados, lo que podría poner en peligro el proceso de autogestión que se estaba llevando a cabo por los obreros, y que se extendía como mancha de aceite. El entusiasmo hubo de frenarse, reflexionando que si bien era importante pegar tiros, aún era más vital triunfar en la expropiación colectiva que se estaba llevando a término, y salir airosos en la nueva etapa económica y social, puesto que de ella dependería, en última instancia, el triunfo de la revolución con la afirmación de la capacidad política y económica de la clase obrera."

                                                                                                           Durruti en la revolución española, Abel Paz.

 


"Lo que planea hoy sobre España es la antítesis histórica entre un régimen burgués, condenado a no poder dar solución a los problemas económicos y políticos que se le plantean, y un régimen proletario que no puede despuntar a falta de un partido de clase."  

                                                                                                           BILAN nº 33, julio-agosto de 1936.

   


"Andreu Nin, secretario político del POUM, sin consultar a la militancia de su partido, aceptó el cargo de ministro de Justicia en el gobierno de la Generalidad, que desempeñó desde el 26 de septiembre hasta el 13 de diciembre de 1936, cuando fue expulsado por presiones estalinistas. El 1 de octubre de 1936 se producía la autodisolución del CCMA; el día 9 de octubre el gobierno de la Generalidad  -con participación del POUM y de la CNT- dictaba un decreto de disolución de los comités locales, que serían sustituidos por Ayuntamientos frentepopulistas; el 13 de octubre un decreto elaborado y firmado por el propio Nin barría la obra revolucionaria de Barriobero en los tribunales de justicia; el 24 de octubre se aprobaban los decretos de militarización de las Milicias Populares y de control del orden público por una Junta de Seguridad Interior.


"En enero de 1937 Nin escribió al CE del PSOE proponiendo la participación del POUM en las conferencias de unificación del PSOE y el PCE. Sólo algunos días después se iniciaba la represión estalinista contra los poumistas en Madrid. Tarradellas promulgó una batería de decretos económicos y financieros, conocidos como decretos de S'Agaró, que iniciaron la ofensiva de la Generalidad para hacerse con el control de las empresas colectivizadas.  A  primeros  de marzo  el  Decreto  de  control  del  orden  público,  y  de disolución de las Patrullas de Control, rechazado por la CNT, empezó una larga y grave crisis de gobierno de la Generalidad. La vida cotidiana de los trabajadores se vio afectada por la carestía de la vida, las colas del racionamiento y la carencia de los productos básicos. En marzo y abril de 1937 se produjeron múltiples enfrentamientos en distintas localidades de Cataluña entre la militancia anarquista y las fuerzas de la Generalidad y PSUC, entre los que destacó el acaecido en Bellver de Cerdaña. Se entabló una sorda lucha empresa a empresa entre la militancia cenetista, partidaria de mantener la colectivización yel control obrero y el intervencionismo de la Generalidad propiciado por los decretos de S'Agaró. Fueron frecuentes las asambleas obreras en las fábricas, coaccionadas por la presencia de las fuerzas de orden público."

                        La izquierda del POUM en mayo de 1937. Militancia y pensamiento político de Josep Rebull, A. Guillamón.

 


A finales de abril de 1937, en un contexto en el que el gobierno republicano y el de la Generalidad trataban de arrebatar las parcelas de poder que aún controlaban las organizaciones obreras no estalinistas (CNT y POUM), como las aduanas de los Pirineos y los servicios de Telefónica, la agrupación Los Amigos de Durruti, formada un mes antes, firma un cartel que se pegará en los muros de las calles de Barcelona planteando la necesidad de crear una Junta Revolucionaria de obreros campesinos y soldados, un gobierno proletario capaz de dar solución al problema del poder obrero que ni la CNT ni el POUM supieron resolver tras la victoria del 19 de julio.

Sin embargo, las fuerzas y la capacidad del proletariado para actuar como clase independiente, defendiendo sus propios intereses, había ido menguando desde aquella fecha. Las jornadas de mayo certifican la anunciada derrota del proletariado y la incapacidad revolucionaria de sus dirigentes, la ausencia de partido de clase, narrada y prevista por BILAN desde sus primeros números.





"La lucha iniciada el 3 de mayo fue provocada, episódicamente, por las fuerzas reaccionarias  del PSUC-Esquerra, al tratar de apoderarse de la Telefónica en Barcelona.  La  parte  más  revolucionaria  del  proletariado  respondió  a  la  provocación tomando posesión de la calle y fortificándose en ella. La huelga se extendió como reguero de pólvora y con una amplitud absoluta.

"[...] Las fuerzas proletarias fueron dueñas de la calle cuatro días y medio: del lunes tarde hasta el viernes. Los órganos de la CNT asignaron al movimiento la duración de un día -el martes. Los órganos del POUM le asignaron la duración de tres días. Es decir, cada uno hace terminar el movimiento coincidiendo con su respectiva orden de retirada. Pero, en realidad, los obreros se retiraron DESPUÉS de las órdenes, por falta de una dirección que les señalara una salida progresiva, y, sobre todo, ante la traición de los dirigentes confederales.

"[...] Fiel a su línea de conducta desde el 19 de julio, la dirección del POUM fue a remolque  de  los  acontecimientos.  A  medida  que  éstos  iban  produciéndose,  nuestros dirigentes  iban  suscribiéndolos,  a  pesar  de  no  haber  tomado  parte  ni  arte  ni  en  la declaración del movimiento ni en su encauzamiento ulterior.

"[...] Para todos aquellos que creían en el Frente Popular como la salvación de la clase trabajadora,  este  movimiento  ha  sido  altamente  aleccionador [...] Con respecto al stalinismo, por primera vez se ha desenmascarado como enemigo abierto  de  la  revolución  proletaria,  habiéndose  situado  al  otro  lado  de  la  barricada, luchando contra los obreros revolucionarios y en favor de la burguesía del FP, del cual es el stalinismo el creador y principal valedor.

"[...] El  único  grupo  que  intentó  tomar  una  posición  de  vanguardia  fue  el  de  los AMIGOS DE DURRUTI, que sin adoptar consignas totalmente marxistas, tuvieron y tienen el indiscutible mérito de haber proclamado que luchaban -e invitaron a luchar- CONTRA EL GOBIERNO DE LA GENERALIDAD.

"Queda demostrada una vez más, la necesidad ineludible del Frente Obrero Revolucionario,  que  sólo  puede  constituirse  a  base  de  una  lucha  a  fondo  contra  la burguesía y su Estado simultáneamente a la lucha contra el fascismo en los frentes."

Las jornadas de mayo, publicado en el Boletin Interior nº 2 del Comité Local del POUM de Barcelona, por la Célula 72, 29/5/37.


  


El día 4 de mayo de 1937, durante los enfrentamientos en las calles de Barcelona, la Sección Bolchevique Leninista de España lanzó una octavilla reivindicando un frente revolucionario del proletariado:

"¡Viva la ofensiva revolucionaria ¡Nada de compromisos! Desarme de la GNR y de la Guardia de Asalto reaccionaria. El momento es decisivo. La próxima vez será demasiado tarde. Huelga general en todas las industrias que no trabajan para la guerra hasta la dimisión del gobierno reaccionario. Sólo el Poder proletario puede asegurar la victoria militar.

ARMAMENTO TOTAL DE LA CLASE OBRERA.
¡VIVA LA UNIDAD DE ACCIÓN CNT-FAI-POUM!
VIVA EL FRENTE REVOLUCIONARIO DEL PROLETARIADO.
En los talleres, fábricas, barricadas: ¡COMITÉS DE DEFENSA REVOLUCIONARIA!"


El día 5 son Los Amigos de Durruti quienes lanzan esta octavilla: 



   


"El 19 de julio de 1936 los proletarios de Barcelona, con sus puños desnudos, aplastaron el ataque de los batallones de Franco, armados hasta los dientes. El 4 de mayo de 1937 esos mismos proletarios, provistos de armas, dejan tendidas en la calle muchas más víctimas que en julio [...] La milicia obrera del 19 de julio es un organismo proletario. La «milicia proletaria» de la semana siguiente es un organismo capitalista, adecuado a la situación del momento.
"
 

PLOMO, METRALLA, CÁRCEL: ASÍ RESPONDE EL FRENTE POPULAR A LOS OBREROS DE BARCELONA QUE OSAN RESISTIR EL ATAQUE CAPITALISTABILAN nº 41, mayo de 1937.


 


El 20 de julio de 1937 se publica en el nº 5 del El Amigo del Pueblo, el órgano de Los Amigos de Durruti, una editorial titulada "
Una teoría revolucionaria", en la que este grupo sintetiza el balance de su experiencia revolucionaria desde julio de 1936: "Las revoluciones sin una teoría no siguen adelante. "Los Amigos de Durruti" hemos trazado nuestro pensamiento que puede ser objeto de los retoques propios de las grandes conmociones sociales, pero que radica en dos puntos esenciales que no pueden eludirse. Un programa y fusiles."

Los Amigos de Durruti fueron capaces de sacar ciertas lecciones teóricas de los acontecimientos históricos, pero al permanecer esencialmente anclados en los principios de la ideología anarquista, eran incapaces de dar solución a los problemas planteados.

La tragedia del proletariado español consistía, como bien reconocía la Fracción italiana de la Izquierda Comunista que publicaba BILAN, en que en julio de 1936 el proletariado tuvo los fusiles, pero no el programa, tuvo la fuerza y no supo imponerla, al carecer de la teoría revolucionaria y del partido que la encarna y la defiende.